Una de las grandes apariciones de las juveniles velezanas fue el caso de Matías Vargas. El Monito fue un gran hallazgo del club antes de la joya Thiago Almada y es por eso que hubo rumores de que iba a llegar a Boca en el mercado de pases anterior.

“Me llamaron de Boca pero no quise ir, tenía bien en claro que mi objetivo era llegar a Europa”, reveló Vargas. Por eso sólo le quedó una espina en Liniers: “Lo único que me quedó pendiente en Velez es levantar una copa, tengo el sueño de volver y ganar la Libertadores”.

Por otro lado, el Monito en diálogo con Vélez670 expresó su agradecimiento para la institución del Fortín: “Estoy muy orgulloso de mi tiempo en Vélez y todo lo que disfruté en este Club. Haber peleado en la camada que sufrió mucho y después festejar me llenó de orgullo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí