La polémica del partido de anoche entre River y Boca por la ida de las semifinales de la Copa Libertadores se envolvió en la utilización del VAR. La tecnología tuvo injerencia en dos jugadas claves del encuentro con un penal a favor del Millonario y una expulsión para Nicolás Capaldo.
La Confederación Sudamericana de Fútbol hizo una costumbre revelar los diálogos en las jugadas y en las jugadas en cuestión no hizo la excepción. En el penal, las dudas se despejaron rápidamente. En el VAR avisaron que estuvieron revisando mientras seguía la jugada y, cuando terminó, le pidieron al árbitro Raphael Claus que revise la jugada y sea la última palabra.

 

En la patada del juvenil a Enzo Pérez, Claus cobró infracción y le sacó amarilla, pero desde el VAR la revisaron y le dieron aviso al brasilero. Apenas existió el contacto, desde el VAR comenzaron a charlar para chequear la entrada. Lo curioso es que se pasaron tres minutos revisando una simple infracción para llamar a Claus a un On Field Review y saque sus conclusiones por una posible roja.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí