Después de casi diez meses de lo ocurrido en Madrid, River y Boca se volvieron a ver en el Monumental por la ida de la semifinal de la Copa Libertadores. Si bien se cruzaron por la Superliga, el Millonario, que venía de eliminar a Cerro Porteño, buscaba quedarse con el primer Superclásico para ir con tranquilidad a la Bombonera. Por su parte el Xeneize, que dejó en el camino a Liga de Quito, intentaba dejar la llave abierta para la revancha.

En un clima hostil para los dirigidos por Gustavo Alfaro, el primer tiempo se dio igual a lo sucedido semanas atrás por el campeonato argentino, donde el local se adueñó de la posesión del balón y la visita intentaba salir de contragolpe y sacar provecho de la pelota parada. Más allá de lo planeado por cada entrenador, el Superclásico tomó un giro inesperado en el comienzo.

A los 7, tres minutos más tarde a la jugada, el árbitro Raphael Claus era llamado por el VAR y tras mirar la jugada sancionaba penal de Emmanuel Mas a Rafael Santos Borré. Adueñandose de la pelota que le cedió Nacho Fernández, el colombiano convirtió el 1 a 0 para que River comience con otra tranquilidad el encuentro. A pesar de ponerse en ventaja rápidamente y de tener la posesión, a los de Núñez le costó generar situaciones claras y poder encontrar espacios en la ofensiva.

Si al Millonario careció de oportunidades para estirar el marcador, más aún Boca que dejó aislado a Ramón Ábila. A pesar de esto, a los 17 insinuaba con un remate de larga distancia a través de Alexis Mac Allister, que fue el que más intentó en su equipo. Sin embargo, el Xeneize en el cierre tuvo la más clara de todo el partido. Después de sufrir con un tiro de Rafael Santos Borré, que encontró bien parado a Esteban Andrada, Wanchope dejaba en el camino a Milton Casco y asistía a Nicolás Capaldo, que solo enfrente de Franco Armano, remataba por arriba del travesaño.

Siendo superior por el manejo de pelota pero no por tener claridad, los dirigidos por el Muñeco Gallardo se iban al entretiempo ganando por 1 a 0. El arranque del complemento se presentó con impresiciones en los dos lados, donde a los 10 minutos la fortuna pudo haber jugado a favor del local, ya que Gonzalo Montiel intentaba un centro desde la derecha y con la ayuda del viento se le cerraba a Esteban Andrada dando en el palo. Mientras que a lo 15, una carambola entre el aquero y Emmanuel Mas pudo haber encontrado el segundo.

Finalmente el 2 a 0 River lo encontró a los 24 minutos, sacando provecho a los espacios que le dejó Boca, que en el segundo tiempo intentó ser más ofensivo. Luego del desborde por la derecha de Matías Suárez, Nacho Fernández entró entre los centrales para estirar la diferencia.

La desventaja hizo el que Xeneize entre en caos y vaya en búsqueda del descuento para quedar mejor parado de cara a la vuelta. Sin embargo, esos ataques no fueron claros y saliendo de contragolpe el Millonario pudo haber sentenciado la llave.

Más allá que Boca, que finalizó con diez por la expulsión de Nicolás Capaldo, tuvo algún tiro de esquina para marcar o una insinuación de Wanchope Ábila, River supo aguantar la diferencia, y hasta tuvo ocasión para agrandarla con Nacho Scocco, para ganar por 2 a 0. El pase a la final se definirá el 22 de octubre en la Bombonera.

Artículo anteriorBanco triunfal
Artículo siguienteLa primera baja de la vuelta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí