Se celebró la ceremonia de los premios The Best y las historias de los nominados en distintas categorías salieron a la luz. Virgil Van Dijk tuvo una excelente temporada, consiguió la Champions League con el Liverpool y a sus 28 años lo reconocieron como el mejor jugador de Europa otorgado por la UEFA.

Sin embargo, la historia no siempre fue así para el mejor defensor del mundo. Cuando tenía 21 años, sufrió apendicitis, peritonitis y una infección renal que le hicieron creer que hasta ahí iba a llegar su vida: “Lo único que pude ver fueron tubos colgando sobre mí. Mi cuerpo estaba roto y no podía hacer nada. En ese momento pensé lo peor”, contó Van Dijk.

Por último, en diálogo con FourFourTwo, aseguró fue de tanta gravedad su estado de salud, que escribió su testamento: “Si hubiese muerto, una parte de mi dinero iría a mi madre. Nadie quería hablar de eso, pero teníamos que hacerlo. Podría haber muerto”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí