Desde el día que decidió dejar Vélez, Mauro Zárate fue recibido con los brazos abiertos por los hinchas de Boca. Brindándole un apoyo mayor por las agresiones que recibió del lado del Fortín, el delantero parecía ser un hijo pródigo del Xeneize.

Sientiendo ese cariño que recibe día tras día, el atacante volvió a mostrar su agradecimiento hacia la institución. Su mujer, Natalie Weber, posteó en su cuenta de Instagram la foto del carnet de socio del atacante, que está vigente desde el 3 de septiembre.

Como un hincha más, Zárate acompañó al equipo en estos partidos que no pudo tocar jugar. Ya a la par del grupo, que estuvo entre los suplentes ante San Lorenzo, intentará sumar minutos este fin de semana contra Newells para llegar con ritmo a la semifinal frente a River por Copa Libertadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí