Es una de esas estrellas que brillaron un corto tiempo pero no pudieron proliferar. En el Milan campeón de la Champions League en 2007 fue la gran figura, y hasta se dio el lujo de derrotar a Boca en la final de la Copa Mundial de Clubes, tomándose revancha de la derrota en la edición de 2003, cuando había caído por penales ante el club de la Ribera. Después, no tuvo la mejor de las actuaciones en sus cuatro temporadas en el Real Madrid, pero siempre tuvo una grandísima calidad. Su visión periférica y su espectacular técnica lo transformaron en uno de los mejores jugadores brasileños de todos los tiempos.

Ya retirado de las canchas luego de un muy buen paso por Orlando City, de Estados Unidos, habló con la FIFA y dio su opinión acerca de lo que se viene en el torneo continental que nunca pudo jugar. Su mejor posición en una competición internacional con el San Pablo de Brasil fue ser semifinalista en la Copa Sudamericana de 2014 (cayó en la fase de grupos de la Copa Mercosur 2001). Xeneizes y Millonarios se disputarán un pase a la final de la Libertadores, y el brasileño se la jugó por un ganador.

“Vi el encuentro de ida y River jugó un gran partido. Y ahora, con Boca de local, será un gran espectáculo también. Intenté ir a verlo pero no pude acomodar mis tiempos. Un Boca contra River en la Bombonera es una de las experiencias más impresionantes que el fútbol te puede brindar. En lo que al juego respecta, creo que River tiene una buena ventaja por lo que la eliminatoria está más a su favor que para Boca”, explicó el crack. ¿Qué pasará mañana?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí