Mientras la sede de la final de la Copa Libertadores en Santiago de Chile es una incógnita, el torneo sigue tomando su curso y se definió el segundo finalista en Brasil. Flamengo recibió a Gremio en el estadio Maracaná en la ciudad de Río por la vuelta de las semifinales, luego de empatar 1 a 1 en Porto Alegre.

El primer tiempo fue un dominio absoluto de Flamengo sobre Gremio con varias llegadas al arco de Paulo Victor, pero el cero se mantenía hasta casi el cierre de los primeros 45 minutos. El gol que quebró esa paridad llegó con Paulo Henrique al empujar la pelota luego de una atajada del arquero del Tricolor.

Para el complemento, Flamengo cerró la clasificación con una goleada de la mano de Gabigol. Apenas arrancó la segunda mitad, el delantero brasilero sacó un fuerte bombazo en el área para clavarla arriba. El tercero lo hizo mediante un polémico penal cobrado por el argentino Patricio Loustau, quien interpretó que Henrique sufrió una patada de Pablo Geromel, cuando el volante se tiró. ¿El VAR? Bien, gracias. Gabriel Bautista no desaprovechó la oportunidad y agrandó la diferencia.

Hubo un cuarto gol y fue de cabeza por el español Pablo Marí, tras un centro cÓrner desde la derecha. También apareció el quinto tanto con otra definición aérea, pero de hecho por Rodrigo Caio tras un centro de tiro libre.

No había ocurrido un partido de semifinales de Copa Libertadores con esa diferencia goleadora desde la edición de 2014, cuando el 23 de julio de ese año San Lorenzo derrotó 5 a 0 Bolivar de Bolivia en el Nuevo Gasómetro.

De esta forma, el Flamengo llega afiladísimo para la gran final de la Copa Libertadores contra River el próximo 23 de noviembre en ¿Santiago?. La sede se confirmará cuando los grandes problemas sociales lleguen a alguna solución o cuando se cambie de lugar a falta de una confirmación oficial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí