Después de todo lo que ocurrió aquel 24 de noviembre pasado con los incidentes ocurridos en El Monumental sobre el micro de Boca con varios jugadores lastimados y que derivó en la suspensión y posterior mudanza de la final de la Copa Libertadores a Madrid que ganó River, ambos se tendrán que volver a ver las caras el próximo primero de septiembre por la Superliga, pero no conforme a ello podrían volver a verse este año en cuartos de final de la Copa Argentina y en semifinales del certamen continental.

Ambos equipos se enfrentarán por la quinta fecha del certamen local en el Estadio Américo Vespucio Liberti y podrían volver a verse por el trofeo nacional en estadio neutral si el Millonario elimina a Godoy Cruz y el Xeneize triunfa ante Almagro y ante el ganador del cruce entre Talleres y Banfield.

Más adelante, Boca y River podrían enfrentarse nuevamente por las semifinales de la Libertadores si ambos eliminan a sus rivales de turno Liga de Quito y Cerro Porteño. Ambos jugarían del 2 al 23 de octubre, y en un contexto con mucha política alrededor de ese encuentro ya que el 27 serán las elecciones presidenciales. El primer encuentro sería en Núñez y la llave se definiría en La Bombonera en busca de un pasaje a la final que se jugará el próximo 23 de noviembre en Santiago de Chile.

A nivel continental, ambos equipos podrían reeditar los cruces de la Copa Sudamericana 2014, Libertadores 2015 y 2018 que cuentan con un saldo invicto para el conjunto dirigido por el entrenador Marcelo Gallardo con cuatro victorias y dos empates.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí