Una de las costumbres cuando terminan los partidos de River es la palabra y el análisis de Marcelo Gallardo. Justo cuando el Millonario levantó la cara durante el empate contra Arsenal, el Muñeco rompió con esa costumbre.

En esta ocasión, Gallardo no dio declaraciones luego del encuentro porque la zona mixta donde iba a hablar en Sarandí estuvo completamente lleno de gente con personas que no estaban involucradas con prensa, sino que fueron para sacar fotos o pedir firmas. La decisión final fue exigida por el mismo Muñeco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí