Tras casi 40 días de negociaciones, Ángel y Óscar Romero llegaron al país para firmar contrato en las próximas horas con San Lorenzo. Serán las nuevas caras del equipo comandado por el entrenador Juan Antonio Pizzi a pocos días de quedarse afuera de la Copa Libertadores en octavos de final frente a Cerro Porteño en Paraguay,

La llegada de los gemelos a la Argentina se demoró por cuestiones técnicas que impidieron la partida del vuelo que los iba a depositar ayer en el país y llegaron en las primeras horas de hoy. Ya en suelo argentino, Óscar brindó sus primeras sensaciones por volver al país acompañado de su hermano: “Estamos muy agradecidos a San Lorenzo por hacernos cumplir nuestro sueño”.

Ambos agradecieron el recibimiento de varios hinchas que fueron al Aeropuerto de Ezeiza para darles la bienvenida: “Estoy muy agradecido por la gente que vinó a estar con nosotros. Es un equipo grande y sabíamos que se podía dar esto. Hay que devolver esa confianza dentro de la cancha”.

Además, reveló algunos pormenores de las negociaciones y señalo que “ambas partes debíamos hacer un esfuerzo para que esto se dé y lo hicimos”. Además, declaró como vienen desde lo físico: “Estamos bien. Tenemos situaciones diferentes. Yo jugué mi último partido en el Shanghai Shenhua de China hace 20 días, pero veníamos entrenando. El cuerpo técnico nos evaluará y venimos con muchas ganas de hacer bien las cosas”. Tras realizarse la revisión médica, firmarán su contrato por tres temporadas y mañana serán presentados en conferencia de prensa

Las situaciones diferentes radican en que su hermano viene de no tener minutos en el Corinthians y llega con poco rodaje al país. Ambos son idénticos por ser gemelos y, ante el parecido físico, manifestaron que, a diferencia de Óscar, Ángel tiene un lunar cerca del ojo derecho que los diferencia uno de otro. Dentro de la cancha, el hombre con pasado en la Academia se pondrá la 10 y su hermano utilizaría la camiseta 11.

Justamente, este último cuando fue consultado por el juego de ambos no quiso ser egoísta y declaró que su hermano “juega mejor”. Minutos después, en diálogo con ESPN, se mostró feliz por jugar junto a su gemelo: “Vengo por primera vez al fútbol argentino con la mejor predisposición. Queríamos venir juntos y tenemos el sueño cumplido. Dios nos dió esta oportunidad”. En este contexto, Óscar cerró: “Es espectacular compartir el vestuario con mi hermano”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí