Por motivos ajenos a su desempeño dentro de un evento deportivo Néstor Portillo fue notificado con el telegrama de despido tras el partido de vuelta de semifinales entre Boca y River.

En teoría la efervescencia de abrazar a los jugadores del Millonario en la mitad de cancha contrapuso una decisión irreversible de altas autoridades del club. No obstante la consideración surgió de la agencia privada a cargo de la seguridad en el Club Atlético River Plate.

El gesto desde Núñez produzco algunas diferencias en la dirigencia del Xeneize, y Angelici lo afirmó en una nota con Radio La Red: “Rodolfo fue demagogo en este aspecto, me tiene sin cuidado la opinión de mi mirada, el empleado tuvo una acción irresponsable, no la comparto por el contexto en la que se dio”.

Pese a disentir sobre el accionar de agrado, Daniel señaló: “No pediría a la empresa que lo mantengan en condiciones de desempleo. Podrían haberle asignado otro sector, más allá de no ser un trabajo con ofertas significantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí