En un nuevo capítulo de este viejo episodio que comienza a tener definición ocho años después, Leonardo Ponzio detalló su versión de los hechos y se defendió ante el juez. Dentro de su extenso discurso, confirmó con certeza que Agapito Iglesias, presidente del equipo aragonés en esa época, se comunicó con el jugador de River para contarle la situación y recibió 85.000 euros en dos pagos.

En efecto, el jugador del Zaragoza en aquel entonces, explicó: “Recibo una llamada del presidente. Me dice que me iba a ingresar un dinero, que tenía que hacer un favor que lo retire para devolvérselo”. Y añadió: “No se lo devolví a él sino a una persona de confianza de él en La Romareda”.

En la misma línea, brindó los argumentos para completar brevemente la explicación de su acción: “Me dijo que era para hacer frente a entradas y colectivo para el desplazamiento. No era un directivo, no sé quién era pero lo veía con él, pertenecía al club”.

El futbolista de 37 años, por otra parte, dejó en claro su lamento por no haberle pedido algún tipo de argumento al momento por haberle entregado el dinero. “Fue una equivocación mía”, exclamó Ponzio. Además, aseguró que Gabi, capitán del Zaragoza en la temporada donde aconteció este partido, no le comunicó al plantel de ningún pago en efectivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí