Vélez siempre fue cuna de grandes jugadores de las inferiores y el trabajo se notó bajo la conducción técnica de Gabriel Heinze. Sin embargo, un caso que no llama la atención, es la fuga de juveniles sin haber debutado en Primera, ni dejar un peso en el club.

Esta situación se volvió a repetir con Matías Soule, juvenil atacante de 16 años que se irá del Fortín al utilizar la patria potestad para sumarse a los planteles inferiores de la Juventus o el Mónaco.

Soule no es la única preocupación fe Vélez, ya que Lautaro Cano es otro que podría emigrar a Europa de la misma forma que el delantero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí