El ex River era un caso excepcional. Había logrado debutar en la Selección mayor antes de hacerlo con la primera del Millonario (en la previa al Mundial 2014, disputó unos minutos en la victoria 2-0 ante Eslovenia), y apenas se hizo un lugar entre los titulares, no lo dejó más. Se fue en 2016 con todos los laureles para reemplazar a Samuel Umtiti en el Lyon. Parecía que a partir de allí, explotaría. No fue así.

Se fue al Zenit de Rusia un año después, imaginando una continuidad en la zaga central que pocas veces llegó. Compartió plantel con varios argentinos, pero solo Leandro Paredes había podido ser titular. Con Matías Kranevitter pasaron más tiempo en el banco de suplentes que en el campo de juego. Encima, la suerte le fue esquiva: el año pasado, se había roto los ligamentos y los meñiscos en su rodilla izquierda, lo que le supuso varios meses de recuperación.

Ahora, le volvió a ocurrir algo similar. El comunicado del club afirma que sufrió una rotura parcial del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Aquella lesión le había permitido jugar tan solo 14 minutos en el encuentro de la semana pasada ante el Ural. Ahora, se sabe que la vuelta recién será luego de ocho meses, si es que es necesaria la realización de una operación. Otra vez, malas noticias para el central.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí