Por la octava fecha de la Superliga, River y Gimnasia se enfrentaron en el Bosque en un duelo que se llevó todas las luces. Es que, por primera vez, Marcelo Gallardo y Diego Armando Maradona, con lo que eso significa, se enfrentaban como entrenadores. Si bien para Millo no fue un partido del todo trascendental teniendo en cuenta lo que se viene (semifinal de Libertadores), salió a la cancha con muchos jugadores que no vienen contando con demasiados minutos e intentaron aceptar un partido aceptable.

El Lobo salió a la cancha metnalizado con ganar, no había otra. Para ello, se avocó a presionar al conjunto de Nuñez durante gran parte del cotejo y atacar constantemente el arco de Enrique Bologna, quien tuvo una tarde-noche inolvidable bajo los tres palos. Si bien el local fue mejor, no tuvo la fortuna de su lado y sufrió ante un River que, si bien no le sobró nada, fue contundente.

Y así llegó el primer tanto del encuentro, producto de una genialidad de Ignacio Scocco ante la defensa del Lobo y una estupenda definición de Jorge Carrascal para terminar de coronar lo que fue un golazo. Baldazo de agua fría para el dueño de casa, que nuevamente volviía a comenzar un cotejo abajo en el marcador.

Luego del gol del Millonario, Gimnasia se convirtió en amo y señor del partido, generando las stiuaciones más claras y convrtiendo a Bologna en figura exclusiva de dicho duelo. El arquero, quien no jugaba de manera oficial hacía dos años en Primera, hizo que River extrañara poco y nada a Franco Armani en el arco.

En el segundo tiempo llegaría un nuevo cachetazo para el cuadro Tripero, que luego de hacer los méritos suficientes para igualar el resultado, volvió a sufrir otro golpe de K.O. por parte del equipo dirigido por Marcelo Gallardo. A falta de 15 minutos para el final, Ignacio Scocco aprovechó una carambola en el área de Gimnasia y puso el 2-0 en el marcador. Sí, hasta esa le salió al conjunto Millonario, que tuvo mucha eficacia a la hora de llegar al arco defendido por Alexis Martín Arias.

Fue victoria nomás para River, que podrá enfocarse de lleno en lo que será el cotejo trascendental del martes ante Boca por las semis de la Copa Libertadores. El Lobo, por su parte, sumó su tercera derrota al hilo de la mano de Diego Maradona y parece no encontrarle la vuelta. Ahora se le viene Godoy Cruz en Mendoza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí