Luego de la victoria por la Champions League que lo dejó con un pie en los octavos de final, el Manchester City recibió en el Etihad Stadium al Aston Villa por la décima fecha de la Premier League. Con el ingreso de Sergio Agüero en el complemento y con Nicolás Otamendi entre los suplentes, los Ciudadanos buscaba el triunfo que le permitiera achicarle diferencia al Liverpool.

Como ya es habitual, los dirigidos por Pep Guardiola tuvieron el control del partido desde el primer minuto. Si bien se adueñó de la posesión del balón, en el primer tiempo al local le costó generar riesgo, como si lo hizo en el segundo, donde las únicas chances de riesgo la tuvieron Gabriel Jesus y David Silva. Mientras que los Villanos, que esperaron en su campo para salir de contragolpe, contaron en esos 45 minutos con la más riesgosa en los pies de McGinn, que obligó a una gran respuesta de Ederson.

Sin embargo, en el arranque del complemento cambió todo. Siendo activo y uno de los puntos altos del City, Raheem Sterling, tras la pelea de Gabriel Jesús, apareció en el minuto para convertir el 1 a 0 definiendo entre las piernas de Tom Heaton.

A partir de ahí fue todo más sencillo para el Manchester. A los 20, tras un saque de esquina corto, Kevin de Bruyne, que intentaba asistir a David Silva o Raheem Sterling, anotaba el 2 a 0 ya que la pelota se le metía a Tom Heaton. Ya era un partido tranquilo para los Ciudadanos, quw a los 25, Ilkay Gündogan sentenció la historia marcando el 3 a 0.

Más allá que el último campeón de la Premier tuvo tiempo para estirar la diferencia, con el ingreso de Sergio Agüero, y hasta para que le descuente, ya que necesitó de Ederson para mantener el cero, terminó ganando 3 a 0 con un hombre menos por la expulsión, por doble amarilla, de Fernandinho. El triunfo le permite al City ser escolta con 22 unidades y quedó a tres del Liverpool, que mantiene un partido menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí