Los Red Devils enfrentaban a los Hammers en un duelo necesario para levantar en la tabla de posiciones: ambos equipos, de ganar, podían colocarse en zona de Champions League. En la fecha anterior, el Manchester United venía de vencer 1-0 al Leicester como local, mientras que el West Ham había igualado sin goles con el Aston Villa.

En el banco del conjunto dueño de casa se encontraba Pablo Zabaleta, mientras que el DT era un viejo conocido, Manuel Pellegrini. En la visita, Sergio Romero y Marcos Rojo aguardaban su ingreso entre los suplentes.

La primera mitad fue enteramente disputada y casi no contó con ocasiones de gol. Las oportunidades constaban de tiros desde afuera del área, como un remate de Nemanja Matic que controló sin inconvenientes el arquero Fabianski. El West Ham planteó un partido de igual a igual y controló a un Manchester United sin ideas y con pocos intérpretes para manejar la pelota de manera fluida. Sin embargo, a ambos les costó horrores generar fútbol y fue un trámite muy pausado. Sobre el final de los primeros 45 minutos, cuando todo parecía indicar que el 0-0 sería fijo, un envío bombeado cerca de la puerta del área de Felipe Anderson hacia Andiy Yarmolenko permitió que el ucraniano definiera por debajo de la humanidad de De Gea y anotase el primero para los Hammers.

En el segundo tiempo, el trámite fue distinto y varió completamente. A pesar de hacer ingresar jugadores de mayor calibre ofensivo, Ole Gunnar Solskjaer no logró generar mayor profundidad en el juego y, por el contrario, el West Ham tomó una mayor iniciativa. A los tumbos, con más fuerza que fútbol, el United tuvo el empate en más de una ocasión, siempre a través de jugadas aisladas, pero no pudo batir a Fabianski. A los 83 minutos, Aaron Creswell amplió la cuenta tras un gran tiro libre y dio la sensación de liquidar el partido. Los Diablos Rojos no reaccionaron y sumaron una nueva derrota, preocupante por el nivel mostrado.

Ahora, el Manchester United se ubica octavo, con 8 puntos, producto de dos derrotas, dos empates e igual cantidad de derrotas. Los de Pellegrini están cuartos, con 11, debido a tres triunfos, dos igualdades y tan solo una caída. La próxima jornada, el equipo dirigido por Solskjaer enfrentará al Arsenal en Old Trafford y el West Ham se verá las caras con el Bournemouth como visitante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí