El rosarino llegó con todas las luces luego de una gran campaña en San Lorenzo, en la que, a pesar de no jugar los últimos partidos, se consagró campeón de la Copa Libertadores. Pese a que muchos equipos posaron la lupa en él, su llegada al Colchonero se hizo efectiva en 2014.

Sin tener excelentes rendimientos, pero a la vez sin desentonar, nunca fue opción de arranque para el Cholo Simeone. Eterno suplente en desmedro de sus condiciones, el jugador de 24 años necesitaba un nuevo giro en su carrera. Y el Milan estaba dispuesto a darle esa posibilidad.

Hace semanas, se creía que el pase era un hecho. Sin embargo, las condiciones de la transferencia no fueron las mejores para la dirigencia del Aleti. Según trascendió en la cadena SER, la última oferta realizada por el equipo italiano fue rechazada, ya que no cumplía con lo pautado en negociaciones previas.

Los milaneses, que proponían un préstamo a dos años por 10 millones de euros, con una opción de compra -que dependería de la cantidad de minutos y partidos que juegue el argentino- de 25 millones, vieron frustrado su primer acercamiento.

Los españoles no estarían de acuerdo con la opción de compra, situación que dilata aún más las posibilidades del jugador de migrar a la península itálica. Como mínimo, los dirigentes colchoneros aceptarían como obligación de pagos en caso de venta definitiva alrededor de 40 millones de euros. ¿Cómo acabará la historia?

Artículo anteriorBolt y Benedetto, juntos
Artículo siguienteDirecto a la Justicia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí