El mercado de pases de Boca no está saliendo como se esperaba en La Ribera. Tras diversas negativas, el equipo de Gustavo Alfaro se ilusionaba en contar para la próxima temporada con Jan Hurtado y el delantero que jugó en Gimnasia la pasada temporada ya se había hecho la revisión médica. Solo faltaba la firma de su contrato, pero apareció el Genoa de Italia para complicar toda la operación.

El presidente de Gimnasia Gabriel Pellegrino se quedó por unos días más en el Viejo Continente ante este ofrecimiento del conjunto genovés que estaría dispuesto a ofertar los siete millones de dólares que pretendía desde un primer momento el equipo platense para vender al jugador. Una oferta que supera por dos millones a lo ofrecido por Boca.

Ya caída la opción de la Sampdoria, el Xeneize había quedado como la principal opción del jugador si desde Europa no se llegaba a ningún arreglo con el futbolista y, a pesar que su representante había dado por terminadas las tratativas con el Viejo Continente para aceptar el ofrecimiento del equipo argentino, la operación podría dar un giro inesperado en favor de quien pone más dinero por el venezolano de 19 años.

A pesar de haber realizado todos los controles de rigor para ser el segundo refuerzo del club y ya haber declarado como nuevo jugador de la institución, su llegada podría truncarse a días de que firme un contrato que iba a tener una cláusula millonaria que rondaba los 20 millones de dólares. Con solo debutar en el club entraría en la historia de la institución por ser el primero de su nacionalidad en jugar en la Primera de Boca. Sin embargo, Genoa se metió y Hurtado podría dejar plantado al Xeneize de la noche a la mañana.

Artículo anteriorEn Europa te rechazan
Artículo siguienteEl reclamo al TAS continúa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí