Entrevista a César Martucci:

¿Cómo estás?

“Recuperándonos, fue un fin de semana muy agitado y ahora estamos despejando dudas sobre el reclamos que le hicimos a la Conmebol, creemos que debe suspenderse, estuve en el 2015 cuando Boca quiso jugar y definir el partido en la cancha pero me mostraron el reglamento y había que aplicarle sanción al club local, nos convencieron en esa oportunidad que los puntos no eran para Boca y ahora ya estamos convencidos, así que ahora los puntos tienen que ser para Boca”.

Entonces hacen el reclamo con el paralelismo del 2015, creen que es la mista situación.

“Es absolutamente igual, el plantel de Boca fue herido por la hincha de River, fue agresión directa y las imágenes están a la vista”.

Mucho se habló que la agresión solo fue en esa cuadra ¿La agresión continuó?

“Absolutamente, fue previo a ingresar, desde que dejamos la Libertador hasta el estadio, las agresiones fueron permanentes, no cesaron, hubo intervalos pero fue permanente. Esto no es excusa igual, acá hubo fallas en la protección del plantel profesional, no sé en que momento se originó la falla en esa cadena de mandos, era muy sencillo poder controlar esta situación. Yo tengo experiencia porque me tocó estar del otro lado del mostrador y hace 15 años se ponían helicópteros, hoy eso lo resuelven los drones para que se anticipen al trayecto que se ve. E riesgo fue constante y permanente”.

¿Crees que fue zona liberada?

“Había fuerzas policiales, cuando se origina el desborde utilizaron sus elementos porque se desbordaron, había policías pero no eran suficientes”.

¿La idea siempre fue jugar el partido el sábado?

“Nosotros considerábamos que el plantel no estaba en condiciones de afrontar el desafío deportivo, Almendra vomitó dos o tres veces, no a todos les generó el mismo impacto ni desde lo físico, ni desde lo psicológico; nosotros no podíamos jugar el partido, se tendría que haber suspendido a las 17 horas y no hacer esperar tanto tiempo a la gente”.

¿Los médicos entraron al vestuario?

“Entraron al vestuario, observaron a los jugadores y después parecería que hubo disidencia de carácter profesional entre los médicos que había y los médicos de Boca pero ustedes vieron como llegaron los jugadores. Más allá de los detalles, la realidad es que el plantel de Boca fue agredido de forma clara por la parcialidad de River y eso afectó de manera directa, entonces el paralelismo con lo que sucedió en el 2015 es absoluto y esperamos que la respuesta sea la misma. Si hace tres años Boca perdió los puntos porque los jugadores de River fueron lesionados, ahora los que Boca fueron lesionados y la resolución tiene que ser la misma. Perdimos hace tres años en el escritorio y ahora nos tocará ganar por escritorio, una vez me dijeron ‘A quien por escritorio mata, a escritorio muere'”.

Hace un rato el Presidente de River dijo que los jugadores de Boca incentivaron a los hinchas de River antes de entrar a la cancha.

“Si declaró eso, nunca viajó en un plantel profesional, principalmente cuando está por llegar a la cancha se grita, se alienta, se da ánimo, eso es lo más natural del mundo, no sé cuál es la sorpresa. Si esto lo quiere utilizar como excusa, es absurdo. D’Onofrio es inteligente, razonable, no se puede sorprender que los jugadores de Boca se motiven antes de entrar a la cancha”.

La frase que usó en TN fue ‘No justifico nada pero los jugadores de Boca hacían gestos’.

“No me consta que hacían gestos, vi un video adentro del micro que los jugadores estaban alentándose, la intensión no es provocar a los de River, es alentarse entre ellos”.

Anoche D’Onofrio también dijo que sería una traición si le dan la copa a Boca ¿Cómo toma esta frase?

“La descalificó porque lo que sucedió hace tres años, sucede ahora. River en su momento defendió sus argumentos y recibió una resolución a favor, ahora nos toca a nosotros, estoy totalmente convencido que Angelici quería resolver este partido en la cancha como todo el mundo Boca pero con una ley pareja para todos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí