Su brillo como jugador no fue una réplica en su rol de DT. Uno de los mejores futbolistas de la historia, como suele ocurrir habitualmente, no logró traspasar todo su conocimiento dando indicaciones desde el banco de los suplentes. Más allá de su paso por la Selección, que finalizó de la peor manera tras un 4-0 ante Alemania en los cuartos de final del mundial 2010, su última experiencia fue una de las más fructíferas.

Tras estar durante dos temporadas al mando de Dorados de Sinaloa, equipo de la segunda división de México al que logró clasificar a dos finales por el ascenso a la élite azteca -perdió ambas, ante Atlético San Luis-, decidió tomarse un tiempo sin dirigir y dedicarse a su salud. Pero eso no duró demasiado.

Hace unas pocas semanas, tras acumularse los malos resultados del Indio Ortiz en Gimnasia, que lo ubicaron en el fondo de la tabla de los promedios, comenzó a rumorearse la posibilidad de que Diego llegue al conjunto platense para intentar salvarlo del descenso. Sin embargo, esa posibilidad había sido desestimada ayer.

Un día después, una publicación de Maradona en su cuenta de Instagram volvió a sembrar dudas y generó la ilusión de los hinchas Triperos. “Hola a todos, quiero aclararles que yo no recibí, ni rechacé ninguna propuesta de equipos argentinos, como andan diciendo. No tuve contacto oficial con ningún club. Estoy bien de salud y por supuesto que sería un honor para mí dirigir en mi país. Siempre me gustaron los desafíos. ¡Les mando un abrazo a todos!”, aclaró el campeón mundial en 1986. ¿Se dará?

Artículo anteriorArgentina busca quedar en la historia del fútbol femenino
Artículo siguienteA Zlatan no le cayó bien una pregunta sobre Boca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí