La primera de las tres ediciones del superclásico que tendrá este movido 2019 concluyó en un aburrido 0 a 0. El planteo de Boca de refugiarse y la no eficacia de River para generar situaciones verdaderamente claras hicieron todo lo posible para que este encuentro pase al olvido. Uno de los destacados en una tarde gris fue Lisandro López, que pese al mal partido resaltó las ganas del equipo en general.

“Rescato la actitud, el esfuerzo, el corazón y los huevos que tiene este equipo. Se plantó de igual a igual y tuvimos los últimos 15 minutos con situaciones, pero no se pudo”, declaró una vez concluido el encuentro en el Monumental. De todas formas, no dudó al admitir que la jerarquía y la forma de juego de su rival hizo que los de Alfaro no sean claros con la pelota: “Tienen un buen control de pelota, fue un partido complicado. Nos faltó agarrar más la pelota pero nos defendimos bien. No salimos con la idea de meternos atrás, ni en ningún partido ni contra ningún rival. Cuando el rival hace las cosas bien te mete atrás”.

Pese a todo, fue elogioso con su entrenador y con quienes ingresaron posteriormente: “En el segundo tiempo cuando entró Reyoso y Tévez, más Villa, pudios crear un poco más y tuvimos más la pelota. Tenemos jugadores con buen pie”.

Saliendo del partido, el ex Arsenal plantó la ilusión en el hincha al abrir una leve posibilidad de que su amigo Mauro Icardi, cuyo nombre fue vinculado a Boca en este mercado de pases, llegue para jugar la Libertadores. “Tengo una excelente relación con Wanda Nara y Mauro Icardi. Me ayudaron mucho cuando llegué al Inter. A él le quedan bien los colores de Boca, cualquier club quisiera tener un 9 como él”.

De todas formas, intentó desligarse un poco de la situación: “Más allá que tenemos buenos jugadores en esa posición, ojalá que venga. Es difícil pero no imposible, pero a mí no me metan que yo no sé nada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí