La situación política y social en Chile no daba las suficientes garantías de que se confirme la sede de disputa de la final de la Copa Libertadores. Aquel juego, que se producirá el 23 de noviembre entre River y Flamengo, actualmente se encuentra en veremos. Es que la realización del mismo se mantendrá en esa fecha, pero no así el lugar.

Las posibilidades que se barajan por Alejandro Domínguez eran Lima; Montevideo, que no cumpliría con ciertos estándares y no estaría en condiciones para albergarla, además de estar en medio de un proceso electoral; y hasta se llegó a rumorear con la chance de que se juegue en Miami, lugar conveniente económicamente para la Confederación.

Pero finalmente se terminó decidiendo que se jugará en Perú, Lima, en el Estadio Universitario, que tiene capacidad cercana a los 80 mil lugares. Así lo confirmó el vicepresidente de Flamengo a través de su cuenta de Twitter, donde puso: “Lima, Perú”, acompañado con otro posterior que marcaba: “Vamos em frente”.

Minutos después llegó el informe oficial de la Conmebol confirmando el lugar del último partido de la competencia internacional: “La final única de la Conmebol Libertadores será en Lima”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí