En horas se dará un nuevo Superclásico internacional y el Presidente de la Conmebol redactó una carta felicitando a River y a Boca por alcanzar la semifinal de la Copa Libertadores, al igual que Flamengo y Gremio que esperan del otro lado por ver quien llegará a la final.

Además, Alejandro Domínguez pidió respeto hacia el rival y que el fanatismo no empañe un deporte tan hermoso como el fútbol. Haciendo referencia a posibles actos de violencia, teniendo en cuenta lo que sucedió en el Superclásico que se dio en la final de la última Copa Libertadores.

Por último, se despidió hasta la final que será en Chile en un partido único, en el que se comprometió a brindar la mejor organización, convivencia y espectáculo futbolístico.

Carta completa del presidente de la Conmebol:

Estimada Familia del Fútbol Sudamericano,

Llegamos una vez más a la última etapa de la CONMEBOL Libertadores, quedan cinco partidos para saber quién será el equipo que alcance la gloria eterna este año.

Antes que todo, felicitaciones a los cuatro equipos clasificados, el Club Atlético Boca Juniors, el Club Atlético River Plate, el Clube de Regatas do Flamengo y el Grêmio Foot-Ball Porto Alegrense. Todos ellos son firmes candidatos al título que se disputará el 23 de noviembre en Santiago de Chile.

Este año tenemos una gran oportunidad en nuestras manos, una oportunidad perfecta para proyectar espectáculo y la mejor imagen del fútbol sudamericano al mundo entero. Aficionados de más de 100 países en los cinco continentes estarán pendientes de esta gran fiesta.

Como hombre de fútbol, creo que la CONMEBOL Libertadores es la copa más emocionante del mundo, todos quieren ganarla, todos sueñan tenerla, pero unos pocos la obtienen y esta edición, más que nunca, es un escenario único de reivindicación de nuestro mejor fútbol. No permitamos que nada ni nadie empañe ese brillo que tanto deslumbra dentro y fuera de nuestras fronteras.

Nuestra pasión por el deporte es única y reconocida mundialmente. Por eso mismo, respetemos al rival, al árbitro y al hincha del otro equipo. No permitamos que el fanatismo descontrolado dañe la magia y el encanto del mejor deporte del mundo. El fútbol es un juego, la violencia no.

Sin más preámbulo, que inicien las fiestas de las semifinales, que ganen los mejores equipos, que las hinchadas celebren, griten, se abracen y no olviden que en una cancha pueden quedar sonrisas o lágrimas, pero nunca debe haber espacio para los violentos.

Nos vemos en Santiago de Chile con los dos mejores equipos del continente. Una cita que todos, desde aficionados, jugadores, clubes y directivos, tenemos la responsabilidad de convertirla en la final única, no por diputarse a un solo partido, sino por ser única en su organización, convivencia y espectáculo futbolístico.

Alejandro Domínguez

Presidente

Confederación Sudamericana de Fútbol

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí