En un momento turbulento para el mundo Boca, que no sólo abarca lo deportivo y el fútbol -ha tenido dificultades en básquet- sino que también se amplia hacia el sector dirigencial, cualquier frase puede ser tomada a favor y en contra, para un lado o para el otro. Las declaraciones de Juan Carlos Crespi la semana pasada echaron aún más leña al fuego a la situación que vive el club.

A poco más de un mes de las elecciones presidenciales en el Xeneize, quien salió a hablar es el mandamás saliente, que dejará su cargo a partir de diciembre.

En primer lugar, se refirió a las declaraciones de Alfaro tras la eliminación del club de la Ribera ante River por Copa: “Después de este partido y el dolor que te produce, le hizo tomar esas declaraciones que no fueron las más afortunadas, pero ya tendrá la chance de aclararlo. El sabe que tiene contrato hasta fin de año”. También, comentó cómo vio el juego del Xeneize al mando de Lechuga: “Mayoritariamente hubo partidos que no me gustó como jugó Boca. Sí ha tenido muy buenos, como el de Liga de Quito allá en Ecuador”.

Además, dijo en diálogo con Los Más Grandes que no participará más de la política de la institución: “Hubo varias agrupaciones que querían que yo integre la lista oficialista, pero ya no tengo ganas de seguir. Quiero tener un rato para mí y para mi familia. El oficialismo está trabajando y preparando su lista. Me voy con la deuda de ganar una Copa, pero tranquilo porque dejo al club en perfectas condiciones y con las herramientas para armar un equipo que pueda ganarla”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí