Claramente, la historia del veterano defensor de 35 años conmovió al mundo del fútbol argentino. Jerez tuvo que vender todas sus camisetas para poder abonar el tratamiento de su hija Zoe, quien cumplirá 15 años. Ella, padece de una hidrocefalia y será imposible pagarlo debido a que no tendrá obra social cuando se retire.

Sin embargo, el mundo Boca apareció para ayudarlo. Pablo ya se había reunido con Nicolás Burdisso, el mánager deportivo del club. Y ahora, Christian Gribaudo se sumó a la mano. El secretario del Xeneize, comunicó a través de su cuenta oficial de Twitter, que Jerez tendrá un novedoso lugar de trabajo en el club.

“La historia de Pablo Jeréz nos tocó el corazón. Más allá del agradecimiento eterno que tenemos con él por lo que dio como jugador, su pedido de ayuda como padre fue conmovedor. Todo el club se movilizó para encontrar la manera de colaborar con él y su familia”, dijo Gribaudo en su cuenta de Twitter.

Luego, anunció su nuevo rol: “Pablo se incorporará a trabajar en el club además de jugar con las Leyendas. El sábado se volvió a poner la camiseta y tenía el mismo brillo en los ojos que los chicos que suben a Primera. El abrazo que le pude dar antes de salir a la cancha simboliza al abrazo de todo Boca”.

Artículo anterior¿Vuelve?
Artículo siguienteA ponerle el pecho

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí