El 9 de diciembre Marcelo Gallardo tendrá su estatua en River, pero eso es quedarse cortísimo con lo que logró el Muñeco como entrenador. 10 títulos desde el banco de suplentes justifican que Gallardo no es un entrenador más en los años de existencia del Millonario, aunque el técnico prefiere mantenerse bajo la línea del propio ego.

“La historia de River es demasiado grande como para que uno se ponga por encima de eso. Simplemente creo que llegue en el momento justo. Me identifiqué rápidamente con un grupo de personas que trabaja conmigo, con los jugadores. Y, bueno, pasamos cinco años increíbles. No sé si voy a vivir una situación similar en mi carrera, esto es muy fuerte”, determinó Gallardo luego de ganar la Recopa Sudamericana en el Monumental.

Además, el Muñeco en diálogo con DirecTV  pudo llegar a agregar que la ambición es un pozo ciego imposible de llenar al revelar que hay un nuevo objetivo: “Siempre hay momentos para reflexionar, lo suelo hacer a cada final de año. Ahora a descansar un poquito, recargar pilas y empezar el semestre que viene con otra ilusión que va a ser la Copa Libertadores de este año. Y después veremos a fin de año qué es lo que pasa, pero dejame disfrutar de esto”, cerró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí