Selección de fútbol de Argentina

Insólito: de no quedar en River a ser la nueva joya de la Selección Argentina

En el duelo ante Perú, un jugador que podría haber quedado en River en sus inicios, volvió a ser fundamental para darle la victoria a la Selección Argentina.
miércoles, 18 de noviembre de 2020 · 00:26

Un director técnico de una selección nacional puede cargarse de presión y pasarla mal en competencias oficiales. Principalmente, porque en sus espaldas está la responsabilidad de representar un país y ganarse un prestigio personal y también para su patria. No obstante, es también un técnico de selección un aventurero, y dispone de miles y miles de futbolistas para llamar y lograr integrar un buen grupo. Muchos de ellos, son comunmente pedidos por los hinchas o el periodismo, pero algunos pueden ser una apuesta, una jugada individual del escogedor, que puede servir o fallar con igual porcentaje de posibilidades. 

Nicolás González se encasilla en este segundo ejemplo. Surgido de las inferiores de Argentinos Juniors, el extremo/ delantero volvió a convertir para Argentina por segunda vez consecutiva de manera oficial. Su gol, que abrió el marcador ante Perú en la cuarta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas, sirvió para allanar el camino del triunfo y hacer que el conjunto de Lionel Scaloni siembre 10 puntos en cuatro partidos jugados. Por su presente, más de un hincha de River se lamentará al conocer lo que sucedió con él  en el pasado. 

A sus cortos 22 años, Nico González atraviesa un gran momento en el Sttugart de Alemania, equipo en el cual se desempeña como delantero centro. El hombre nacido en Escobar debutó en la primera de Argentinos Juniors en el año 2016 y allí disputó casi 50 partidos, más precisamente 47, en los cuales marcó 11 goles. Aunque su arraigo esté en el Bicho de la Paternal, lo curioso es que su salto a las canchas como profesional podría haberse dado nada más y nada menos que en el Millonario. Con solo 7 años, se probó en River, que lo venía observando cuando estaba en segundo grado de la Primaria. El club pretendía que juegue en cancha de 11 y allí estuvo dos semanas. Sin embargo, fue el propio futbolista el que decidió irse. "No quise ir más, no me prestaban atención" esgrimió en algún momento para justificar su decisión. 
 

Al observar el duelo ante el equipo de Gareca, más de un simpatizante de La Banda se preguntará qué hubiese sido del hombre de la Bundesliga si salía de las inferiores de la institución. Por si fuera poco, Gallardo también lo observó en algún momento, aunque las negociaciones nunca avanzaron para que pueda ser fichado. Concretamente, lo que brindó hoy en cancha González fueron todas soluciones, y se erige, aunque haya que tener cautela, como un nombre interesante para seguir teniendo en cuenta y citando a la Selección. 

Cuando jugó de tres el cotejo anterior, uno se preguntaba si no estaba siendo desaprovechado, en especial por la injerencia que puede tener en el ataque. En Lima, Scaloni se decidió ponerlo por sobre Ocampos, en una línea ofensiva compuesta por Messi y Lautaro Martínez. Recostado sobre la izquierda, González demostró estar a la altura. Con buen ritmo para desequilibrar, una correcta asociación con Tagliafico en los momentos claves y visión para distribuir las ocasiones desde su lugar, fue de lo mejor en los primeros 45 minutos. 

Nicolás González, que estuvo a prueba en River y no quedó, ahora es la nueva joya de la Selección Argentina

El socio ideal para González pareciera ser Lo Celso, que incluso fue quien lo asistió en el gol. Por otro lado, no se superpuso con las tareas que tiene que cumplir Lautaro Martínez, y eso es una buena noticia ya que cada uno tiene bien definido de qué manera ayudar al equipo. Messi también fue un buen partener del joven, aunque quizás sea una dupla que falte aceitar un poco más. Como se ha dicho anteriormente, la cautela será fundamental para seguir viendo al delantero, quien, incluso, puede ser polifuncional, porque hoy demostró que es importante en varios sectores de la cancha. 

Las ganas de Nico y el entusiasmo mezclado con optimismo para jugar las Eliminatorias parecieran ser un factor importante. Hasta ahora, aunque haya sobradas cosas para criticarle a Scaloni, lo de González es un acierto. Una aventura propia de un seleccionador. Queda en él y en el propio zurdo poder sostenerla en el tiempo y validarla, aunque esa será una tarea a cumplir recién el año que viene, cuando continúe la competencia.

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia