Selección de fútbol de Argentina

El nuevo rol de Messi que contagia a sus compañeros

Lionel Messi jugó un buen partido en la vuelta de las Eliminatorias Sudamericanas. Leo se sacrificó, metió y hasta convirtió en el triunfo de Argentina ante Ecuador. El 10 se sacrificó y el resto lo siguió.
jueves, 8 de octubre de 2020 · 23:29

La Selección Argentina volvió a disputar un partido oficial luego del triunfo ante Chile por el tercer y cuarto puesto de la Copa América 2019. Un equipo similar, sólido, que se esfuerza al máximo y que de a poco sigue formando una fuerte identidad. 

Una identidad que tiene como principal emblema a Lionel Andrés Messi. El 10 de la Selección de Lionel Scaloni no solo convirtió el penal que le dio el triunfo a Argentina frente a la débil Ecuador de Gustavo Alfaro, sino que fue el que lideró al equipo en cada uno de los aspectos.

A Leo se lo vio muy activo, presionando en cada una de las salidas del conjunto ecuatoriano e incluso recuperando alguna que otra pelota bien cerquita de Domínguez, arquero de la visita. Y hasta levantó al público virtual con una presión y recuperación alta cuando iban poco más de 30 minutos de partido.

Así planteó el partido el entrenador de la Selección Argentina y Lio no tuvo problemas en agarrar la bandera para comandar al grupo, como también lo hizo en la jugada que finalizó en el penal a Lucas Ocampos, bancando a tres rivales y asistiendo al ex River

.Messi corre y mete, el resto se identifica y lo acompaña. Argentina no brilló pero ganó en el debut en Elimintorias ante Ecuador.

Además de ese nuevo rol de garra y sacrificio que viene mostrando la Pulga en el último tiempo, con esa imagen un poco más rebelde de lo que fue en gran parte de su carrera, aparecieron destellos del Messi de siempre. Hubo conexiones interesantes con Lautaro Martínez Lucas Ocampos, y su pulso no falló cuando se plantó ante Domínguez desde los doce pasos.

Ese es el Leo que nos gusta ver con la celeste y blanca. El que no sólo la rompe y deja parado a los rivales cada vez que los encara, sino que también se raspe y comande desde el empuje y la rebeldía bien criolla a sus compañeros. Si tener a  Messi genera ilusión, tenerlo así, hace que esté más latente que nunca. Y en la Bombonera quedó claro que: si Messi corre, todos corren.

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia