El entrenador de River Marcelo Gallardo pidió un solo refuerzo en el arranque de este mercado de pases, pero los problemas económicos que tiene el Millonario hicieron imposible cumplir en tiempo y forma con la llegada del defensor Paulo Díaz. Sin embargo, desde Núñez realizaron un nuevo intento por el polifuncional jugador por la mitad de su pase a cambio de tres millones de dólares.

Desde el club dueño de su pase Al Ahly siempre pretendieron cobrar la cláusula de salida valuada en cinco millones por la totalidad del pase, pero en River confían que el Operativo Desgaste haga bajar las pretensiones de los árabes que ya dieron un guiño hacía a la Argentina. El jugador no fue incluido en la lista de buena fe que jugará la Champions de Asia.

Por lo pronto, el jugador ya debió haber vuelto a su club y, a pesar que ya le mandaron un ultimátum para que se incorpore antes del 28 de julio, se niega a hacerlo y mete presión para jugar en River. El hecho de ser padre en los próximos días también ayuda en su deseo de jugar en el país, tal como ya declaro el propio chileno, para estar cerca de su familia. Mientras se define su futuro, se sigue entrenando en Chile para no perder ritmo futbolístico.

En este escenario, a pesar del interés que mostró el Crystal Palace de Inglaterra en llevárselo por el valor de su cláusula de salida, la intención del futbolista será fundamental para llegar a Buenos Aires en los próximos días.

Debido a las demoras en las negociaciones, River ya no podrá contar con el refuerzo que tanto pidió Gallardo para la serie de Octavos de final de la Copa Libertadores que arranca hoy y tampoco en la revancha frente a Cruzeiro en Brasil del martes próximo, pero el jugador trasandino que puede jugar de central, lateral y volante central podría ingresar en la lista si el Millonario elimina a su rival y avanza a los cuartos de final.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí