La vida le sonríe a Rosario Central que venía de lograr una victoria muy valiosa frente a Atlético Tucumán en el Jardín de la República y ahora le ganó merecidamente por 1-0 a Talleres en el Gigante de Arroyito. El equipo local fue más que su rival y gracias a su persistencia llegó el único gol del encuentro para Diego Zabala.

El primer tiempo defraudó a todos los presentes en el Gigante de Arroyito. Ambos equipos se repartieron la posesión de la pelota sin generar mayores peligros en los arcos defendidos por Jeremías Ledesma y Guido Herrera. Sin embargo, el equipo local llegó a preocupar con poco al arquero nacido en Río Cuarto, que tuvo más trabajo que su colega con un remate de Leonardo Gil que se desvió en un defensor y forzó el despeje e hizo sombra en un disparo de Matías Caruzzo tras un centro del volante que se fue a centímetros de su palo izquierdo a los 28 minutos.

El contrataque, arma letal de la T, careció de pases correctos en los metros finales y tal fue la falta de eficacia que el conjunto dirigido por Alexander Medina cerró la primera parte sin llegadas a los tres palos del guardameta de 26 años. El empate sin goles no tuvo modificaciones en el marcador y el árbitro del encuentro Facundo Tello pitó el final de la primera parte.

Ya en el arranque del complemento, la Academia Rosarina continuó siendo superior a su rival y a los siete minutos llegó la apertura del marcador con el gol de Claudio Riaño, pero rápidamente el línea Pablo González levantó la bandera y señaló fuera de juego correctamente tras el pase de Diego Zabala al delantero. Sin embargo, el uruguayo justo antes de dar el pase fue derribado dentro del área por un jugador de la visita, pero este penal no fue observado por el árbitro.

En el tramo final del encuentro, el Canalla siguió mereciendo mucho más de ese empate frío que dominaba la escena, pero logró desequilibrar el resultado a su favor recién a los 31 minutos gracias a los cambios que hizo el entrenador Diego Cocca. Cinco minutos antes del tanto, ingresó Lucas Gamba por Maximiliano Lovera y el volante que hizo su debut con esta camiseta lanzó un centro perfecto desde la izquierda a la cabeza de Sebastián Ribas -entró dos minutos antes por Riaño- que la bajó y se la cedió a Zabala que definió a la carrera con el botín derecho para tener puntaje ideal en estas dos fechas.

Con estos tres puntos, el equipo santafesino se aleja de la zona baja de los promedios. A pesar de continuar en los últimos puestos, salió del descenso y deberá estar atento a los resultados de Patronato, Gimnasia de La Plata y Central Córdoba en esta fecha. A diferencia de Central, el Tallarín no está comprometido con el descenso y esta derrota es la primera del torneo tras la victoria frente a Vélez en el inicio.

La próxima fecha será dentro de dos semanas porque el fin de semana siguiente no habrá actividad debido a las elecciones nacionales Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). En la tercera fecha, Talleres jugará de local frente a Central Córdoba y Rosario Central visitará el Nuevo Gasómetro para enfrentarse a San Lorenzo.

Artículo anteriorPensando en Lanús
Artículo siguienteBenedetto: “Si no se ponían de acuerdo, hoy jugaría en Boca”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí