Sinisa Mihajlovic, entrenador del Bologna, padece leucemia pero su enfermedad no le impide seguir adelante con su trabajo. Para afrontar la segunda parte del tratamiento, debió internarse y no pudo estar físicamente en el encuentro ante el Brescia, pero su voz de mando estuvo presente.

Sus dirigidos perdían 3 a 1 y el entrenador desde la clínica, decidió llamarlos en el entretiempo para darles indicaciones, alentarlos y así dar vuelta el resultado. Los jugadores lo escucharon atentamente y con gol incluido de Rodrigo Palacio, se quedaron con la victoria por 4 a 3.

En este triunfo, se pudo ver claramente la importancia de un entrenador involucrado con sus dirigidos y viceversa, así que una vez que el plantel regresó a Bologna, pararon en el hospital Sant’ Orsola para festejar con Mihajlovic. Si bien el técnico no puede tener contacto con muchas personas, se asomó a su ventana para agradecer y compartir la alegría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí