El Liverpool debía levantarse después de haber perdido frente al Napoli en su presentación. Cuando comenzó el partido, parecía que se iban a llevar puesto a su rival y se pudieron en ventaja 3 a 0. Pero duró poco, ya que el Salzburgo se puso 3 a 3 en pocos minutos, pero a falta de 20 minutos para el final, Salah volvió a aparecer para poner el 4 a 3 definitivo. Lo que parecía un trámite acabó siendo un partidazo.

En el primer tiempo vivimos una auténtica lluvia de goles, impulsada por el fútbol vistoso y ofensivo que propone el Liverpool. A los 9 minutos Mané armó un jugadón, tocó al medio para Firmino que devolvió de primera, y el senegalés definió entrando por izquierda. Golazo y 1 a 0. A los 25 Robertson amplió la ventaja. El lateral tiró una diagonal de izquierda a derecha y anticipó en el primer palo. Otro golazo para el 2 a 0. El tercero llegaría a los 36. Mo Salah capturó un rebote en el área chica y no perdonó. Tres minutos más tarde, Hee-Chan iba a poner el descuento cuando una gran jugada personal dentro del área. El resultado al descanso era 3 a 1.

En el complemento, el equipo de Klopp salió dormido, el el Salzburgo se lo llevó por delante en los primeros minutos. Minamino a los 11 descontó por segunda vez y Haland lo empató a los 15. De 3-0 a 3-3 en 20 minutos de juego. Pero el Liverpool iba a despertar de la siesta, y a los 24 Salah marcó nuevamente para devolverle la ventaja a su equipo, que pasaba a ganar 4 a 3. Las emociones se iban a terminar tras esa conquista, y Klopp se quedaría con los tres puntos.

Con este resultado, el Liverpool logra levantarse tras la derrota en la presentación, suma tres puntos en la tabla del grupo, e iguala la línea del Salzburgo. En la próxima jornada, el equipo inglés deberá visitar al KRC Genk, que aparenta ser el más accesible del grupo. Por el lado de los austriacos, recibirán en su estadio al Napoli, quien de momento lidera el grupo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí