Los de Jurgen Klopp parecen ser de ser invencibles. Una vez más parecía tambalear y estar a punto de perder ese invicto eterno por el certamen local que mantiene desde enero pero volvió a decir que no sobre el final. Dos goles en 7 minutos cambiaron la historia en el Villa Park en lo que parece ser historia repetida cada fin de semana.

El Aston Villa fue un equipo compacto que supo lo que quiso desde el minuto uno. Más allá de no ser asfixiante ni con una clara tendencia ofensiva, supo cuando golpear en la primera etapa y refugiarse en el momento necesario. Tal fue el planteo que en el minuto 21, casi sin haber sufrido ante el puntero de la Premier, Trezeguet abrió el marcador. Luego de un centro cruzado de pelota parada, el atacante egipcio venció la resistencia de Allison y abrió el marcador para la sorpresa.

Con el resultado a su favor, el equipo de casa se refugió bastante pero prácticamente no padeció el poderío ofensivo de los Reds en el primer tiempo. Sin embargo, la visita pudo haber igualado el partido antes de cerrar los 45 minutos iniciales. Roberto Firmino convirtió ingresando por el segundo palo tras un envió de Mané, pero el Var definió que el brasileño estaba en posición indebida por una mano de distancia.

El complemento tuvo más desorden. Aston Villa no se achicó y por momentos quiso jugarle golpe por golpe a los de Klopp. Sin embargo, con el correr de los minutos padeció un poco el ritmo del último campeón de Europa y cada vez sufrió más. El minuto 86 fue el punto de quiebre de lo que ya era un aguantadero. Un centro desde la derecha del senegalés Mané encontró al lateral izquierdo Robertson en el palo opuesto, quien igualó el resultado parcialmente.

Pero cuando todo parecía quedar ahí, una vez más se dio el golpe que ya lejos parece de ser sorpresa en los partidos del líder. Mané, una vez más figura del partido, peinó un centro y dejó la pelota dormida en la red lateral interior del arco de Heaton. El 10 africano viene siendo clave en cada jornada y hoy no fue la excepción para el triunfo 2 a 1.

Así se sigue extendiendo el invicto. Desde el 3 de enero cuando cayó ante el Manchester City que el Liverpool no cae en Premier. Hoy llegó a los 29 puntos que lo mantienen lejos del segundo, con 10 victorias y un solo empate que lo ponderan como puntero con diferencia de seis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí