No suele ser uno de los árbitros apuntados en cada fecha de la Superliga. Las polémicas en el torneo doméstico argentino no cesan, pero la tarea de Patricio Loustau casi siempre es digna. En este Vélez – Boca, se le acumularon todos los problemas: quejas de ambos lados durante y después del partido. Alfaro, que no suele criticar a los jueces de forma individual, hoy lo atendió. Y encima, los del Xeneize están furiosos.

Te puede interesar: Alfaro prendido fuego: Loustau, el VAR, River y su futuro

Ocurre que el árbitro fue el encargado de impartir justicia en el Superclásico de 2011, aquel en el que Palermo convirtió uno de los tantos más recordados y que empezó a definir el futuro de River, que poco después descendería por primera vez en su historia a la Primera B Nacional. En aquel duelo, al menos dos penales no fueron cobrados a favor del Millonario. Los que lo tenían entre ceja y ceja, luego casi no perdieron con él en cancha.

Te puede interesar: El gesto de Zárate a la gente de Vélez

Luego de aquello, Loustau arbitró a Boca en 32 cotejos, en los cuales el club de la Ribera cayó en 13. Apenas 11 victorias y ocho empates completan la estadística, que lo tiene abajo en el ratio de puntos conseguidos: la tendencia es negativa. Con la Banda que dirige Marcelo Gallardo, todo lo contrario. Desde la llegada del Muñeco, estuvo 21 partidos a cargo del arbitraje de los de Núñez. 17 triunfos, tres igualdades y tan solo una caída. Enojo entre los hinchas boquenses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí