El inicio de la Copa Libertadores para River fue con dos partidos de local con las tribunas sin gente por el recibimiento de los hinchas al micro de Boca en la final del año pasado. Pasaron los partidos y el Millonario cuenta con la presencia de su hinchada, pero el año que viene deberá sufrir la misma suspensión.

El uso de bengalas en el ingreso de los jugadores al campo de juego en la ida de las semifinales contra Boca no agradó y sancionó al club riverplatense con un partidos más de local sin gente en una competencia correspondiente a la confederación sudamericana y una multa de 200 mil dólares.

La sanción de un Monumental vacío vencerá el año que viene por la Copa Libertadores, ya que este año no volverá a jugar en Núñez. El partido de la ida fue el último de local por la Copa, debido a que, si llega a la final, jugará en Santiago de Chile.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí