Cualquiera que siga el fútbol argentino, especialmente a un club, tiene arraigado esa pasión desde que tenemos uso de la razón, algo que se nos queda en la cabeza hasta el final de nuestras vidas.

Un caso más del montón, es el de la hija de Sebatian Driussi. La chiquita fue grabada justo con la camiseta de River en sus manos y, ante la pregunta de si quería esa remera, la sostenía con más ganas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí