La euforia de su llegada hoy se trasladó a la cancha, donde él mejor sabe hacer las cosas, y lo demuestra partido a partido.

Dani Alves hizo su debut con la camiseta de San Pablo, en su nuevo desafío, y para no quedarse atrás de la expectativa generada, empezó a pagar con creces. El lateral marcó un gol, en una posición de enganche para hacer delirar a los simpatizantes paulistas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí