Ayer se enfrentaron el Barcelona y el Sevilla por la Liga española en el Camp Nou. Luego del partido, Lionel Messi y Ever Banega, dos viejos amigos, se quedaron conversando en las escaleras del estadio, en cuero y con los cordones desatados, como dos chicos que salen de jugar un picadito en un potrero.

Para encontrar el origen de la amistad que une a estos cracks, hay que ir hasta su infancia en la década del 90, cuando eran dos promesas de las divisiones inferiores de Newell’s. Luego, Lio partió hacia España, y Ever a Boca. Ahora, el destino los enfrenta como rivales dentro de la cancha, pero la relación sigue intacta. Banega compartió la foto en su cuenta de Instagram, mencionando a Messi, con el mensaje “Los años pasan y usted con la misma humildad de siempre, enano”.

La amistad entre Lionel y Ever no es ningún secreto. Allá por 2014, cuando el ex Boca se quedó fuera de la lista de 23 jugadores elegidos por Sabella para ir al Mundial de Brasil, Messi salió a lamentar la decisión: “Todos sabemos que Ever y yo somos amigos. Fue duro saber que se queda afuera pero es una decisión del técnico”.

Artículo anteriorLas travesuras del hijo de Martínez Quarta
Artículo siguienteLa videollamada de la victoria

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí