Si hubo una figura en los brasileños en el clásico de las américas, fue la de Dani Alves. El futbolista de 36 años demostró una vez más su enorme jerarquía y fue partícipe del primer gol del seleccionado que clasificó a la gran final en el Maracaná, el 7 de julio.

“Comprendo a Leo, el arbitraje no fue para nada bueno. Zambrano estaba más nervioso que nosotros, cobraba todo”, comenzó el lateral derecho. Y sumó: “A mi no me gusta hablar de los árbitros, pero estoy de acuerdo con que el arbitraje fue desprolijo, estoy de acuerdo”.

Por último, Alves llenó de elogios a su amigo Messi: “Ser el mejor del mundo debe ser difícil. Cuando nosotros perdemos, perdemos todos, porque jugamos en equipo. En Argentina cuando pierden, pierde Leo, se le cae siempre a el. Es solamente Messi y unos cuantos acompañantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí