En pleno clásico de Italia, entre Juventus e Inter, Cristiano Ronaldo recordó sus viejas épocas de Batipibe, donde amagaba y hacía delirar a todos. Quiebre de cintura, taco al aire y ¡viva el fútbol, CR7!

 

Artículo anteriorLa fiesta es Tatengue
Artículo siguiente¡Un clásico argentino!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí