Se ha confirmado recientemente que dentro de siete días, se llevará a cabo la audiencia para determinar con exactitud un supuesto arreglo en el partido que definía el descenso, entre Zaragoza y Levante, en mayo de 2011. Entre los 37 futbolistas convocados, se encuentra Leonardo Ponzio, quien defendía la camiseta del Zaragoza.

La Audiencia Provincial de Valencia solicitó en enero de 2018 la reapertura de la investigación y la jueza inició los trámites de procesamiento para llevar a todos los implicados de nuevo al banquillo de los acusados. En total son 42 los apuntados y 37 son futbolistas. Entre los acusados figuran tres argentinos: Leonardo Ponzio (River), Leonardo Franco (ya retirado) y Nicolás Bertolo (Banfield).

Este es el primer caso en la historia del fútbol de España en el que un posible arreglo de un partido llega a juicio y entre los involucrados aparecen otros jugadores reconocidos como Gabi (excapitán del Atlético de Madrid), Ander Herrera (PSG), Cristhian Stuani (Girona) y Vicente Iborra (Villarreal).

La decisión del fiscal fue pedir la misma pena para todos los implicados porque considera igual de grave el que intenta “comprar” como el que se deja sobornar: dos años de prisión (excarcelable) para cada jugador que estuvo presente en el partido y seis años de inhabilitación para todo lo relacionado con el fútbol.

Artículo anteriorGiunta: “El jugador de Boca piensa en el domingo”
Artículo siguienteDel fútbol a la casa de papel

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí