El narcotráfico en Colombia es muy común y en otras épocas, se acostumbraba a convivir como si fuese una cuestión natural. En el mundo del fútbol, negocios y drogas se mezclaron seguido a lo largo de la historia: a Andrés Escobar, central que se marcó un gol en contra en el Mundial Estados Unidos 1994, le costó la vida.

Te puede interesar: “Messi es el mejor jugador de todos los tiempos”

Una anécdota contada por Faustino Aspirilla, ex delantero de Estudiantes de La Plata, reveló una nueva conexión. En un partido disputado por los cafeteros y Paraguay en 1997, en el contexto de las eliminatorias de clasificación a Francia 1998 (ganaron los segundos 2-1), el goleador ex Palmeiras recibió un llamado telefónico de parte de un narco, que le brindó la posibilidad de asesinar a José Luis Chilavert, arquero reconocido en el fútbol argentino y de raíces guaraníes, con quien había tenido un altercado en aquel cotejo.

“Pero ustedes están locos, ¡cómo van a acabar con el fútbol colombiano! Eso no puede ser, no”, habría respondido Tino ante aquella oferta. No sólo eso: fue invitado a un hotel por el dealer, junto con una serie de personajes igual de nefastos. Todo esto lo contó en su miniserie, que se emite en Telepacífico. Casi una tragedia en el mundo del fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí