Después de varios años sin hablar, Javier Cantero rompió el silencio el mismo día que se dio a difundir el video que muestra la apretada qie recibió en el 2012 por la barra brava. Siendo crítico con la actual gestión, el expresidente de Independiente aprovecho para hablar de muchos temas que lo tienen a él como protagonista.

Reviviendo lo que sucedió aquél día en la sede del club, describió: “Tenía miedo de no discar los números de la comisaría. Me dicen ‘está subiendo la barra’ y yo digo que no los voy a atender. La secretaria me dice que no me entiende. Mi lugar de trabajo era del otro lado, pegué la vuelta para mirarlos de frente y que no me atacaran por la espalda. Llamé a Rubén Pérez, del Coprosede. Como escuchaba el ruido, le hablé como indio. ‘Viene la barra, estoy solo, ¿qué hago?’. Me dijo: ‘Mando a la primera’. Colgué, entró la barra, la primera de Avellaneda demoró. La policía de la sede se había ido. Me quedé solo”.

Asimismo lo que sufrió sobre lo ocurrido, agregó: “Ahí tuve pánico, tenía un saco y una camisa que cuando me los saqué sólo salía agua”.

Sin la ayuda de las grandes esferas de la política, Cantero sostuvo: “Hubo confabulación de las autoridades sin dudas. Siempre dije que la policía era parte del problema”. Mientras que sumó: “Lo que más me preocupó es que después de enfrentarme me para el jefe de seguridad. Me dijo que veía lo que hacía. Y yo le pregunté: ‘¿Vos dónde estabas? ‘En el auto, si lo tocaban intervenía’, respondió. Obviamente lo eché. Y ahí viene Florencia Arietto”.

Más allá que la lucha contra la barra la comenzó siendo presidente, el exdirectivo expresó: “Estaba muy mal el club. Cada vez que iba a hablar me preguntaban qué iba a hacer con la barra brava. Nos dimos cuenta de que algo había que hacer. Lo llevamos adelante. No tuvimos el respaldo en la AFA, de la política tampoco. Se me acercó mucha gente de diferentes partidos, pero no la política. Yo, cuando fui a la Casa de Gobierno, vi que la presidenta (Cristina Fernández) no acompañó lo que estábamos haciendo. Ella habló de la gente que está de espaldas en la tribuna y se sube al paraavalancha, y lo puso de virtud. No nos sentimos muy apoyados, por otra gente sí”.

Sabiendo que hoy en día aquéllos protagonistas de la apretada están con causas judicial, destacó: “Hoy en día estamos en una situación diferente. Bebote Alvarez está en la casa detenido con una tobillera. Noray Nakis está detenido. Petrov está en una situación parecida, pero me expulsan a mí”.

Más allá de su inconveniente con la barra, Cantero también se refirió a la actual conducción de Independiente, por lo que apuntó: “En Camioneros el estadio se llama Hugo Moyano y el presidente es Pablo Moyano. En el sindicato es algo así. En Independiente el uno es Hugo Moyano y el segundo Pablo Moyano. ¿Esto no es un nepotismo del siglo XVII? (…) Muchos socios de Independiente tienen síndrome de Estocolmo”. Continuando por la misma línea, añadió: “Padre, hijo y Yoyo Maldonado, que está lejos de ser el espíritu Santo. No hay reuniones de Comisión Directiva, toman las decisiones entre pocas personas”.

Sin entender porque le echaron como socio del club y hasta le prohibieron el ingreso, el expresidente del Rojo manifestó: “Con los principios que teníamos, teníamos que hacer eso. Nos hubiésemos traicionado. Yo no estoy más en la política del club, quiero defender mi honor. Están hablando de mi honor cuando no tuve una causa, cuando hay gente que va a juicio por asociación ilícita, el vicepresidente del club”. Continuando por la misma línea, agregó: “La expulsión pusieron que fue por unanimidad, y es cierto. Pero fueron la mitad de los asambleístas… Lo que me duele es la expulsión. Lo comparo con otra gente que tiene causa más graves y no les pasa nada”.

En un momento de la entrevista, el periodista le señala que Hugo Moyano fue elegido en dos oportunidades por el socio de Independiente, por lo que en una frase poco feliz indicó: “Hitler también”. Aunque rápidamente aceptó que la comparación no ea adecuada, por lo que explicó: “Estoy diciendo que no puede ser que dos personas manejen dos clubes y un sindicato”.

“No puede ser que dos personas manejen dos clubes y un sindicato”

Siendo el actual presidente quien intentó ayudarlo y hasta fue a pedirle su colaboración, Cantero acudió a su memoria y señaló: “Fui yo al Sindicato de la calle San José. Entré y fui a hablar con Moyano. Estaba con uno de Pasteleros. Y hablé con él. Porque se la pasaban diciendo ‘lo queremos ayudar y es un soberbio que no se deja ayudar’. Le dije: ‘Decime algo, ¿con qué me vas a ayudar?’. Obviamente me forrearon. Me dio la mano y me dijo ‘lo vamos a ayudar, lo voy a llamar al banquero Brito’. Mentira, él buscaba que me vaya”.

Justamente de como él ve los manejos del actual mandatario del elenco de Avellaneda, apuntó: “A ellos no se les cruzaba por la cabeza que uno quería volver a la casa con la mujer. Moyano es fierro y guita. Ahí hacen la movilización. Te dicen: ‘Tenemos poder y te llevamos por delante’. El hincha de Independiente algún día se va a dar cuenta”.

Además, en diálogo con No Todo Pasa por TyC Sports, Javier Cantero manifestó:

“Voy a juntarme con mis abogados por la expulsión. Recibimos una carta documento, voy a ir a la Justicia para pedir mi reincorporación. Por la deuda de Ciancio (secretario administrativo en su gestión), les tengo que decir que a él lo fueron a ver vestidos de OCA a la casa para entregarle un sobre. Cuando abrió la puerta, le rompieron la cabeza y, sangrando en el piso, le dijeron: ‘Sabés quién nos manda’. Esto es parte del mundo del fútbol. Quiero que entiendan que forma parte de esta podredumbre. A mí un comisario general me pidió que le ponga cocaína a Bebote. Era mi enemigo acérrimo, pero jamás lo haría”.

“Claudio Ciancio es una persona poca veces vista. Puso el dinero a devolver sin intereses. La prestó en 2012, no cobró nada hasta 2017, y ahí hizo un plan en 48 cuotas. Y dicen que es un crédito aberrante. Si no lo ponía íbamos a la quiebra”.

“Si yo te digo que por 18 meses no podíamos cobrar la plata de la AFA, ¿cómo voy a mejorar algo si no teníamos un peso? La plata la puso Ciancio y encima lo castigan”.

“Hay una nota de María O’Donnell en la que Hugo Moyano se desbocó. Admite que es de ellos la empresa textil que hace los uniformes del colegio y la constructora. Y reconoce que hay ganancia”.

“Lo peor no es descender para un equipo grande. Lo peor es no ascender el año siguiente. Los Moyano y Nakis estaban tratando de que Independiente no ascendiera. Eso interpreté en su momento y por eso renuncié”.

“Grondona muñequeaba. Me decía ‘tenés que seguir así’, pero no se sabía…. Una vez en Mendoza no me quisieron dar la plata que le correspondía al club y me enojé. Me llamó Grondona y me preguntó qué había pasado. El me dijo: ‘Así no es, cuando ellos vayan vos les hacés lo mismo y así el sistema'”.

“Algunos periodistas partidarios fueron parte del problema. Yo tenía planillas. Cuando yo le decía a Bebote que se había llevado 30.000 dólares era porque tenía la planilla. Había periodistas y policías que se llevaban plata en negro de Independiente. Eso lo llevé a la Justicia”.

“Había cheques a nombre de la esposa de periodistas partidarios. Tenían tan poco huevo que mandaban a la mujer. Y así hablaban bien de la Comisión Directiva anterior. Esas planillas las llevaban y no fueron tratadas. El juez se excusó porque su padre había sido dirigente y no se trató”.

“No me gusta ser llorón. ¿Qué pasa si ahora la AFA no le da más plata a Independiente? (…) Yo, cuando asumí, el primer balance daba 338 millones de pesos. El último es 394. Estás equivocado, andá a los libros”.

“A la gente que se fue de la Comisión Directiva la respeto más que a algunos que se quedaron. Había gente que tenía miedo. Después de la asamblea de los sillazos se fueron unos cuantos. Yo hubiese hecho lo mismo”.

“Fui a presenciar cómo se elegían a los árbitros. Quería verlo yo. Había un periodista que me decía cuál iba a salir antes de que salga en el bolillero. Al tercero me levanté y me fui (…) El tipo que manejaba el bolillero no se podía tomar vacaciones durante el fixture del torneo porque era clave para esa situación. Eso era parte de ese mundo de las trampas” (…) “A los hinchas les gusta ganar con trampa, se disfruta más”.

“Cuando no teníamos dinero, buscábamos jugadores que nos equivocamos. Los resultados no dieron”.

“Nosotros tuvimos responsabilidades en el descenso. Independiente había tenido un campeonato muy malo cuando ganamos la Sudamericana (2010). Quedamos con un promedio bajo y con poco dinero. Incorporamos al Tecla Farías. Los primeros partidos con Ramón Diaz no fueron buenos y el promedio fue bajo, estábamos desesperados”.

“Había gente que no quería que nos fuera bien. Un día en la AFA, aparece Segura, que dice ‘no voy a hablar hoy, que hable Cantero que es el único decente’. Después habló Lerche (Colón), dijo que ‘acá parece que somos ladrones’. Después, sale Crespi (Juan Carlos, ex vice de Boca), y me dice ‘yo te voy a enseñar cómo es esto, es para hombres’. Agarré un papel y le dije ‘decime, ¿cuánto le das a Rafa Di Zeo?. Dije una palabrota. Crespi se sentó y dijo que no le pagaba nada a la barra. El único que me apoyó fue Lombardi (presidente de Estudiantes), y le pegaron más que a mí. En la AFA me tenían de loquito”.

“Si yo hubiese podido evitar el descenso, renunciaba. Pero quién me lo aseguraba”.

“Fede Insúa no era caro, gran persona y gran jugador. Es injusto con el Pocho. Ahora, ¿quién firma los contratos de Independiente? ¿O les falsifican la firma a algunos?”.

“Hay cosas que no son ciertas, como que el predio de Independiente era un desastre. Lo manejaba Pablo Moyano. ¿O era el Camp Nou cuando asumimos? A Tuzzio, cuando asumimos, le debían ocho meses. Una vez vino Nicolás Cambiasso y me contó que le debían plata al hermano”.

“La convocatoria de acreedores, de 111 pagamos 98. Ellos pensaron ‘éste paga la convocatoria, asciende y no llegamos más’. Yo me fui porque no aguantaba eso de que por más que si hacés las cosas bien tenés arcos y perdés”.

“Yo fui, agarré un club en el que había que poner plata y nos están expulsando por la plata que pusimos”.

“Lo vi a Bebote en una nota con Majul, deteriorado físicamente. Lo mismo pasó con Nakis. No tengo odio con ellos, ojalá que sus vidas cambien. No les deseo el mal a esa gente”.

“Arietto me dijo que no vaya en patrullero porque un día el que está adelante, con gorra, se va a dar vuelta y va a ser Bebote. Y me di cuenta que tenía razón”.

“Me encantó que me digan soberbio cuando Pablo Moyano es el vicepresidente”.

“Al hincha de Independiente le pido disculpas por los errores que cometí. Lo futbolísticos, lo económico y lo de la barra. No nos engañemos. El tema económico lo manejamos muy bien, mucho mejor que quienes lo manejan ahora. No puede ser que Independiente esté cobrando la plata de la Superliga y se deban dos meses. Nosotros usamos un fideicomiso y sin ese fideicomiso nos hubiésemos ido a la quiebra”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí