Luego del 2 a 0 en el Monumental, Boca recibió en la Bombonera a River por la vuelta de la semifinal de la Copa Libertadores. El Xeneize, que llegó con varias dudas, buscaba dar vuelta la historia para volver a una nueva definición y cortar el maleficio ante en el Superclásico. Por su parte el Millonario intentaba mantener la ventaja lograda en la ida para llegar a su tercera final desde l llegada de Marcelo Gallardo.

A causa de su necesidad de revertir la historia, Gustavo Alfaro no solo ponía jugadores ofensivos sino que además su equipo se paraba en territorio rival en el arranque. Con una presión alta, provocaba que los de Marcelo Gallardo no puedan tener una salida limpia y tenían que rifar la pelota. Más allá de sus intenciones, el mayor riesgo a lo largo del primer tiempo pasó por el juego aereo para el local.

A los 8 minutos comenzaba a avisar con un remate de Wanchope Ábila, tras el centro de Alexis Mac Allister. Sin embargo, cuando River salió del ahogo de Boca creaba peligro con las subidas de Nicolás De La Cruz y a los 18, Exequiel Palacios tenía su ocasión saliendo de contragolpe.

El gol que buscaba el Xeneize en el primer tiempo lo encontró a los 21 a través de Eduardo Salvio, pero el mismo era anulado por Walton Sampaio por una mano, intencional, de Emmanuel Mas en la previa pero por el cambio de reglamento el encuentro se fue al entretiempo 0 a 0. Más allá que el Millonario tuvo sus insinuaciones, los de La Ribera se pudieron ir al descanso con la ventaja pero se encontró con un firme Franco Armani. Que primero le ahogó el grito a Alexis Mac Allister, que intentó de tiro libre, y luego corrigió un mal despeje de Enzo Pérez.

El comienzo del complemento se daba como el inicio del encuentro, donde los dirigidos por Gustavo Alfaro iban a buscar la apertura del marcador y al minuto Wanchope Ábila le comía la espalda a Lucas Martínez Quarta pero tenía un mal control y no conseguía definir. Con el 0 a 0, a los 15, el entrenador local empezaba a quemar todas las opciones ya que hacia ingresar a Jan Hurtado y a Mauro Zárate, este último con dos remates en las primeras pelotas que tocaba.

Más allá que Boca buscó convertir, con el correr del segundo tiempo se fue quedando sin ideas y abusó del juego aereo que no tenían sentidos y poco riesgo. Sin embargo, a los 35, Alexis Mac Allister envió el centro al corazón del área para que Lisandro López la baje en el segundo palo y, tras que Mauro Zárate se pierda el gol, Jan Hurtado convirtió el 1 a 0.

Pero poco le sirvió, ya que a pesar de haber intentado de contragolpe sentenciar la historia, River logró caer por tan solo 1 a 0 y gracias al 2 a 0 en el Monumental avanzó a la final que se disputará en Santiago de Chile ante el ganador del cruce de Flamengo y Gremio. De esta manera Marcelo Gallardo suma su tercera final de Copa Libertadores e intentará lograr el bicampeonato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí