En los primeros minutos de la final de la Copa Superliga, Julio Buffarini recibió una plancha muy peligrosa de Walter Montillo que ameritaba la expulsión, pero Néstor Pitana ni siquiera mostró una tarjeta. El jugador de Boca salió promediando el complemento y, tras perder el partido por 2-0, esta mañana se sometió a estudios que detectaron un esguince grado 2 en la rodilla izquierda y el propio Buffa criticó duramente al arbitraje.

El lateral izquierdo habló a la salida de la clínica sobre el pito del encuentro: “Si le sacaban roja a Montillo por esa jugada era otra la historia. Pitana no dijo nada, no sacó ni amarilla. Una roja podría haber cambiado el partido. Sin dudas era expulsión”.

A continuación, dejó en claro que “Montillo no es un jugador de malas intenciones”, pero remarcó la importancia que tuvo esta patada en la merma de su rendimiento: “La patada me sacó del partido. Sentí un dolor fuerte, me agarró en el aire. Sentí la rodilla inestable. Seguí porque era una final, pero en el entretiempo me vieron los médicos y me dijeron que no podía seguir”.

El jugador de 30 años, que podría arrancar la pretemporada del Xeneize de forma diferenciada el 17 de junio en Cardales, se refirió a esta final perdida en Córdoba y lamentó el marcador adverso: “Fue injusto el resultado, generamos muchas situaciones muy claras”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí