Un jugador con el talento de Brian Fernández sin dudas podría haber jugado en alguno de los mejores equipos del mundo. Durante su paso por el fútbol argentino disfrutamos de su calidad, pero también fuimos testigos de cómo sus adicciones amenazaban con cortar su carrera. Brian cumplió sus sanciones, se rehabilitó, se fue del país y hoy, para su alegría, la de su familia y todos los que amamos este deporte, vive un gran momento. Juega en el Portland Timbers de la MLS y es, por detrás de Lionel Messi, el máximo goleador argentino en lo que va del año. El delantero habló sobre los malos momentos que pasó a causa de la droga y de cómo fue encaminando su recuperación hasta llegar al momento que vive hoy.

“La droga te arruina, te deja sin vida. La droga te saca la familia, te saca amigos, te saca plata. De a poco te va sacando todo. Atravesé momentos duros, pero ahora quiero jugar al fútbol y ser feliz”, comenzó Brian. Luego explicó su decisión de irse del país: “Estaba pasando un mal momento en Argentina, era un momento de mi vida muy malo. Me hacía mal a mí y a mi familia, a toda la gente me me quería. Me fui para no dañar más a nadie. Tenía que irme del país, era la única opción. Me fui en el momento justo. Mucha gente quería ayudarme, pero no los escuchaba. Fue una decisión difícil, porque tuve que dejar a mi hija. Hice un montón de cosas que me dolieron, pero si no era así no estaríamos charlando ahora”.

Sobre el momento que vive en la MLS, Brian soltó: “La verdad, no me imaginaba este presente, no te voy a mentir. No tenía en la cabeza hacer los goles que vengo haciendo. Tenía ganas de salir adelante, de ser alguien, de jugar al fútbol, de divertirme… Hoy me tomo todo con calma. Creo que mi predisposición fue buenísima, porque si no lo hacía yo, no lo hacía nadie. Todo está en uno, el querer cambiar o no”.

Por otro lado, habló de lo difícil que le resulta estar lejos de su hija, a quién no ve hace 18 meses: “Hablo todos los días con Delfina por videollamada, pero no es lo mismo. Es muy difícil, es lo único que me desespera, pero tengo que entender que lo que estoy haciendo es para que el día de mañana a ella no le falte nada. Darle todo lo que necesita, lo que yo no pude tener en mi infancia”.

Por último, en diálogo con Infobae, contrastó la vida que llevaba antes y las elecciones que hace ahora cuando tiene tiempo libre: “Ahora hago cosas que antes no hacía. Disfruto, viajo… Aprovecho mis ratos libres. Antes me iba a algún barrio con algunos amigos y tomaba una cerveza, iba a los bailes, sin importarme si me sacaban una foto. No era lo que me favorecía para mi trabajo, esas cosas no iban. Ahora no salgo, no voy ni a las esquinas. Cuando tengo la posibilidad, me tomo un avión y me voy a conocer ciudades de Estados Unidos. Es algo que está buenísimo, es lo mejor que hay. Gracias a Dios puedo hacerlo, soy un agradecido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí