Club Atlético Boca Juniors

El karma de Boca: Russo y una preocupación grande en el equipo

A pesar de ser el último campeón de la Superliga y está entre los mejores de América en la Copa Libertadores, Miguel Ángel Russo no puede descansar tranquilo por un karma que tiene en Boca.
domingo, 1 de noviembre de 2020 · 08:00

El 2020 llegó a puros cambios con Boca, comparando a lo que se vivió el año pasado. El desembarco de Juan Román Riquelme vino acompañado de Miguel Ángel Russo, que le devolvió la identidad al equipo y en tan solo dos meses y medio de trabajos se quedó con la pasada Superliga.

Esos buenos rendimientos y mejoras que mostró el Xeneize en el anterior campeonato se vio detenidas por el parate de la pandemia del coronavirus. Pero después de seis meses sin competencia oficial el elenco de La Ribera no muestra haber sufrido semejante enfermedad y se metió entre los mejores 16 equipos de la Copa Libertadores y comenzó con el pie derecho en la Liga Profesional de Fútbol.   

A tal punto, que a 11 meses de la llegada del actual cuerpo técnico el equipo aún no conoce lo que es sufrir una derrota. Esto hace ilusionar al hincha para poder pelear de la mejor manera la competencia continental, donde busca alcanzar la tan ansiada séptima copa.

Sin embargo, estando en todos los detalles, al propio Miguel Ángel Russo tiene un karma en Boca que lo tiene preocupado. Se debe a los cuatro goles en contra que recibió pero no fue de cualquier manera sino que vinieron por pelotas detenidas.

Justamente fue el propio entrenador que lo dio a la luz y más allá de destacar los goles que genera el equipo, remarcó: “Boca es un equipo que genera muchas situaciones de gol. Lo importante es llegar, siempre digo lo mismo. Debemos corregir en concentrarnos más. Los goles que nos marcaron fueron los cuatros de pelota parada”.

Russo manifestó su preocupación por los goles de pelota parada que le han hecho a Boca

En esta misma línea y manteniéndolo ocupado para corregir, indicó: “Ahora tenemos que corregirlo y concentrarnos más. Esta es una de esas cosas que tenemos en la cabeza como cuerpo técnico para buscar lo mejor. Son pocos los goles que nos hicieron. Hay cosas por trabajar y la pelota parada es una de ellas”.

Aunque esta estadística también deja sonriendo al entrenador, ya que el tanto de José Sand fue el primero que recibió post parate y además deja en evidencia que la zaga central se mantiene sólida. Pero cuando no tienen una buena tarea, tiene un arquero acorde a las necesidades ya sea con Esteban Andrada o con Agustín Rossi, como fue en la noche del Sur del Gran Buenos Aires ante Lanús. 

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia