Hace aproximadamente un año, Carlos Salvador Bilardo fue operado y quedó en proceso de recuperación del síndrome de Hakim-Adamos, una enfermedad neurológica que le provoca problemas para caminar, cambios contantes de humor, síntomas seniles y aislamiento.

En el último tiempo, su salud empeoró y preocupó al mundo del fútbol que mediante el hashtag #FuerzaBilardo, le enviaron sus mensajes de apoyo a través de las redes sociales. De hecho, se complicó tanto que su recuperación se veía como un milagro.

Su propio hermano Jorge había manifestado hace una semana atrás: “Hoy vi algo impresionante. Carlos estaba inconsciente y vino Pachamé, lo agarró de la mano y Carlos respondió. Ahí me di cuenta lo que es la amistad”.

Lo bueno es que el milagro ocurrió y el DT campeón del mundo con Argentina en 1986, recibió el alta gracias a la atención del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento. De todas formas, no irá a su casa, su nuevo domicilio será una residencia especializada para personas que padecen afecciones neurológicas donde podrá seguir su recuperación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí