El Mundial del pasado en año con sede en Rusia determinó el final de varios jugadores históricos de la Selección Argentina y Lucas Biglia fue uno de los anunció su partida de la Albiceleste, pero el jugador finalista en Brasil 2014 admitió que extraña al equipo en medio de la Copa América y manifestó la falta de un proyecto deportivo en el país.

El jugador del Milan declaró: “Extraño a la Selección, pero hay ciclos que se terminan. Yo me fui muy saturado. Los últimos dos años después de Brasil 2014 fueron de mucha carga emocional porque no nos terminamos de consagrar. Recibimos muchos palos en el suelo”.

Sobre esta última frase, marcó uno de los esfuerzos que realizaban ante cada citación para presentarse en el predio de Ezeiza: “Terminábamos de jugar en nuestros clubes y AFA nos daba un boleto con 30 horas de vuelo para llegar y jugar, pero le decíamos de pagarlo nosotros para ahorrar horas y no saltar ningún entrenamiento”.

El futbolista de 33 años fue consultado por dos de los partidos más complicados del último tiempo con la Selección como el último partido de las Eliminatorias ante Ecuador y el último partido de la fase de grupos en Rusia ante Nigeria: “Estuve más nervioso con Nigeria. Con Ecuador fue uno de lo más partidos que más tranquilo me sentí por la energía que había en el vestuario. Sentíamos que no se nos escapaba. No podíamos no ir al Mundial. Mi sensación contra Nigeria era que no me quería ir”.

En este tren, se criticó a sí mismo por su ciclo en el conjunto nacional y habló del ciclo de Jorge Sampaoli como entrenador. “No supero el hecho de haber jugado tan poco y de no haber estado a la altura, y cuando lo hice tampoco me sentí cómodo. Más allá de lo que pasó, Sampaoli me parece un gran entrenador, al igual que Beccacece, pero trató de imponernos un sistema de juego con tres defensores y no nos adaptamos, sufrimos”, expresó.

En diálogo con TyC Sports, juzgó la falta de una idea de juego en el armado del equipo desde la salida del entrenador Gerardo Martino, quien llegó a la final de la Copa América 2015 y 2016 con sendas derrotas ante Chile: “Después de él no hemos tenido más una identidad futbolística en la Selección. Hemos pasado por tres entrenadores en menos de dos años. Cuando no tenés identidad empezás a jugar a lo más fácil”. En este tren, dijo que, en ese contexto, apareció la Messi-dependencia en todo su esplendor: ¿Para nosotros qué era lo más fácil? Darle la pelota al 10, y pensábamos que el 10 iba a pasar 15 jugadores e iba a hacer el gol”.

En referencia al Astro del Barcelona, fue en consonancia a la opinión de Sergio Agüero que declaró su intención de salir campeón más por Leo que por él: “Todos queremos que Argentina gane, pero cuando deseo que sea campeón más por él que por mí es verdad, porque lo hemos visto sufrir. Terminó el partido con Islandia y él pensaba que era todo culpa de él y habían pasado miles de errores de todos. Cada vez que abre la boca es para decirle a los compañeros que está presente, pero hay que ayudarlo. Así lo demostró siempre”.

Además, se refirió al arranque adverso en el certamen sudamericano con derrota 2-0 ante Colombia y el partido de esta noche ante Paraguay: “Todo proceso necesita de un fracaso. En el fútbol es como en la vida, necesitas conocer lo peor para después llegar al objetivo. Todavía dependemos de nosotros, pero no es fácil. Nadie más gana con la camiseta. Tenemos un plantel rico y al mejor jugador del mundo. ¿Como haces para no ilusionarte? Pero hay que tener humildad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí